Martes 6 de febrero: San Pablo Miki y compañeros

Martes 06 Febrero 2024 | El Santo del día

El 6 de febrero de 1597, veintiséis cristianos fueron crucificados en Nagasaki (Japón). Entre ellos había misioneros jesuitas y franciscanos, de origen europeo, pero también religiosos japoneses como Pablo Miki y diecisiete laicos: catequistas, intérpretes, médicos e, incluso, niños. Dieron su vida como testimonio de su fe y su amor a Jesús y a María.

Es el primer japonés en ser admitido en una orden religiosa católica: el primer jesuita. Nacido en el seno de una familia acomodada y bautizado a la edad de cinco años, Pablo Miki (Kyoto, 1556-Nagasaki, 1597) ingresó en un colegio de la Compañía de Jesús y a los 22 años ya era novicio.

El cristianismo penetró en Japón en 1549 con el religioso y misionero español Francisco Javier, que permaneció allí durante dos años, abriendo luego el camino a otros misioneros que fueron bien recibidos por el pueblo. Son dejados en paz por el Estado, en el que los emperadores sobreviven como símbolos, mientras que el Shogun, el líder militar y político, siempre está al mando.

Paolo Miki vivió años activos y fructíferos, viajando continuamente por el país. Los cristianos se cuentan por decenas de miles. En 1582-84 tuvo lugar la primera visita a Roma de una delegación japonesa, autorizada por el Shogun Hideyoshi, y acogida con gusto por el Papa Gregorio XIII.

Pero fue el propio Hideyoshi quien luego revirtió su política hacia los cristianos, convirtiéndose en un perseguidor. ¿Las razones? El temor de que el cristianismo amenazara la unidad nacional, ya debilitada por los señores feudales; el comportamiento ofensivo y amenazante de los marineros cristianos (españoles) que llegaron a Japón; y también las graves desavenencias entre los misioneros de las diversas órdenes en suelo japonés.

Un conjunto de hechos y sospechas que condujeron a despiadadas masacres de cristianos en el siglo siguiente. Pero ya en la época de Hideyoshi, hubo una primera persecución local, que involucró a Paolo Miki. Arrestado en diciembre de 1596 en Osaka, encontró a tres jesuitas y seis misioneros franciscanos en prisión, junto con 17 terciarios japoneses de San Francisco. Y junto con todos ellos, incluso los muchachos, es crucificado como cristiano, regocijándose de que se les hubiera permitido morir de la misma manera que Cristo.

Antes de morir, predicó su último sermón, invitando a todos a seguir su fe en Cristo, dando su perdón a los verdugos. De camino a la tortura, repite las palabras de Jesús en la cruz: “In manus tuas, Domine, commendo spiritum meum”. Eso es exactamente lo que le dice: en ese latín que tanto esfuerzo estudió de joven.

En 1862, el Papa Pío IX lo proclamó santo. En el año 1846, en Verona, un seminarista de quince años leyó el relato de esta tortura y recibió su primer fuerte impulso a la vida misionera: fue Daniel Comboni, el futuro apóstol de “África”, al que dedicó su vida y su muerte, tres siglos después de San Pablo Miki.

 

Fuente: www.santiebeati.it

 

Mc 7,1-13
“Dejáis a un lado el mandamiento de Dios
para aferraros a la tradición de los hombres”

Más noticias