Obispo de Calama: “Han cultivado en el desierto la semilla más hermosa que es la fe”

jueves 05 octubre 2023 | Iglesia de Chile

En el poblado andino de San Francisco de Asís de Chiu Chiu la comunidad andina, ubicada al interior de Calama celebró este miércoles con una misa de campaña presidida por el obispo Tomás Carrasco Cortés la fiesta en honor de su santo patrono.

La eucaristía que fue concelebrada por el párroco del lugar, presbítero David Vargas estuvo precedida de las actividades dedicadas en honor de San Francisco, entre ellas las vísperas que reunieron este martes en el templo más antiguo de Chile a los fieles para festejar a su patrono.

Monseñor Tomás Carrasco en sus primeros encuentros con las comunidades al interior de El Loa ha resaltado la religiosidad de sus pueblos en los que la manifestación de la fe es un tesoro que guardan con celo y han logrado transmitir de generación en generación.

En la misa de la fiesta de San Francisco de Asís, el pastor destacó como en el desierto han logrado cultivar la semilla más hermosa que es la fe y que se comparte “yo he venido de lejos para hacer uno con ustedes, para ser parte de esta tierra nortina, donde la piedad popular hace surgir lo más hermoso que está en el corazón, que es el amor. Amor a Dios y amor también a la creación”.

Qué celebramos preguntó el obispo, para enseguida afirmar que celebramos la grandeza de tener un Dios que nos ama. “La grandeza de tener hermanos con los cuales construimos y constituimos también un pueblo y comunidad. La grandeza de tener esta hermosa tierra de la cual nos alimenta y de la cual también somos partes y herederos”.

En esta tierra donde se tiene a San Francisco como su patrono, el obispo Tomás Carrasco también resaltó el ejemplo del santo y cómo se transforma en referente en el seguimiento de Dios. “Damos gracias al Señor por este pequeño hombre que, siendo grande en el mundo, pudiendo ser grande, -porque su padre tenía los medios necesarios para ser grande-, se hace pequeño y se convierte en el más grande, porque sabe leer los signos de los tiempos y sabe leer el evangelio de Dios”.

Monseñor Carrasco en este mismo sentido destacó como Francisco se hace pequeño, para desde esa humildad hacerse servidor de los pobres, de los enfermos y necesitados, pero un servicio que surge desde el amor. “no podemos construir una sociedad justa si no nos ponemos al servicio de los demás, pero no podemos ser nosotros los protagonistas, los que queremos estar en primera lista. Cuando el hombre comienza a querer ser él el primero, se olvida de sus hermanos y muchas veces los destruye, pero cuando el ser humano comienza a servir al prójimo desde el amor de Dios, comienza a ser distinto, comienza a mostrar un rostro distinto, porque entra la paz en su corazón”.

Finalmente indicó que no podemos ser verdaderos servidores de nuestros hermanos si no amamos de verdad, si no nos entregamos también a ese amor único que viene de Dios.

La celebración en honor a San Francisco prosiguió con una procesión por las calles del poblado que fue seguido por bailes religiosos y los fieles que trasladaron la imagen del santo a quien veneraron con las tradiciones propias de las comunidades originarias.

Más noticias